Tecnópolis se abre a los videojuegos

Pabellón de videojuegos
Varias personas juegan en el pabellón de videojuegos.

Resulta curioso que en una feria cuyo principal eje es la tecnología, se encontraran vacas, pollos y hasta peces antes que videojuegos. Seguramente en Tecnópolis se dieron cuenta de la contradicción que provocaba tal hecho, y no dudaron en reservar un puesto de honor al mundo de las consolas en su edición de 2013.

Los datos demuestran que la apuesta no ha salido mal: entre 14.000 y 15.000 personas acuden al pabellón dedicado a la temática gamer cada fin de semana, según asegura Isabela Benincasa, responsable del pabellón. Personas que ansiaban su lugar en uno de los eventos tecnológicos más importantes de Argentina. Cifras que reflejan que el país posee una masa importante de jugadores y  no tiene nada que envidiarle a otros lugares del mundo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=cIgHgEb11P8[/youtube]

Un espacio grande, variado e interesante, en el que cualquier persona puede encontrar el videojuego que le engatuse sin remedio. Desde las antiguas máquinas recreativas, hasta las consolas de última generación, pasando por los juegos cuyo periférico es el propio cuerpo, Tecnópolis acoge con acierto los diferentes gustos del público general. No importa la edad, el sexo o los gustos. Es casi improbable no salir satisfecho del nuevo recinto de la feria.

“Hay que experimentar”, asegura Benincasa. Es el consejo que da a aquellos que, aún hoy, en pleno 2013, creen que los videojuegos no sirven para nada más que perder el tiempo. Un estigma que la industria de las consolas va superando poco a poco, venciendo las numerosas reticencias de un sector de la población (cada vez menor, eso sí), que no entiende que la tecnología también sirve para aprender.

Sin saber si Tecnópolis continuará su idilio con las consolas en 2014, agrada observar la notable afluencia del público este año. Público que también merece consideración en un evento mastodóntico y plural. Y es que, pese a quién le pese, los videojuegos también son cultura. Que a nadie se le olvide.

Twitter: @Juanjo_Mateo

Comparte este artículo

Comentarios