La huelga que ensució Madrid

Los desperdicios en la ciudad
Imagen de una calle de Madrid durante la huelga

En un conflicto entre los trabajadores y el Ayuntamiento, la principal víctima fue la imagen de la capital española y la higiene de sus calles.

Todo comenzó cuando el pasado 5 de noviembre, los trabajadores encargados de la limpieza en las calles de Madrid decidían convocar una huelga indefinida. El motivo por el que se manifestaban era el peligro que corrían sus empleos: las empresas que tienen los contratos de limpieza preparaban 1114 despidos para una plantilla de 6000 trabajadores, los cuales están encargados de mantener limpias las calles de la capital.

Además, la irritación entre el gremio de la limpieza ya estaba en su punto máximo, debido a los 350 despidos que dichas empresas ya habían llevado a cabo en el mes de agosto. La suerte estaba echada y los trabajadores, comandados por los sindicatos, se ausentaban de sus puestos de trabajo. Una vez iniciada la huelga, las calles de Madrid se inundaron de basura.

[youtube width=”520″ height=”350″]http://www.youtube.com/watch?v=cJmRQmZBEA8[/youtube]

Todo el mundo se quejaba mientras montones de desperdicios se apilaban en los lugares más emblemáticos de la ciudad. Como medida, la alcaldesa Ana Botella, decidió encomendar los servicios mínimos a la empresa Tragsa, que contaba con una plantilla de 200 empleados.

De esos 200 empleados, 110 fueron contratados de una empresa de empleo temporal, algo que irritó aún más a los trabajadores en huelga, que no entendían cómo sí había dinero para pagar a estos y no a ellos. El conflicto entre el ayuntamiento y los sindicatos llegaba al punto más álgido y los ciudadanos contemplaban una Madrid irreconocible.

El 17 de noviembre, tras 13 días de intensa huelga, centenares de trabajadores llegaban a un acuerdo para volver a sus puestos de trabajo. La negociación terminaba sin un solo despido, pero con otras medidas negativas como un expediente de regulación temporal de empleo de 45 días anuales por empleadoAdemás, los sueldos de los trabajadores se congelarían durante los próximos 4 años, hasta llegar a 2017.

Foto: OndadeMadrid (Flickr.com)

Comparte este artículo

Comentarios