Instagram inicia el 2016 con tendencias para sus fans

instagram-launches-a-new-1-second-video-looping-app-boomerang-to-take-on-vine-and-apple-live-photos-1
Foto: www.elmundo.es

Todos conocemos muy bien de qué se trata y al menos un conocimiento básico de cómo funciona. Sin embargo, día a día desarrolladores trabajan para añadir nuevas funciones en la aplicación y a su vez, miles de usuarios sacan provecho de las herramientas para convertirlas en un estilo de vida o de ganancia.

Actualmente, Instagram, la red social de fotografía propiedad de Facebook, cuenta con más de 400 millones de usuarios, ha venido lanzando diferentes aplicaciones que complementan la experiencia al utilizar esta red social.

Recientemente se lanzaron tres aplicaciones: Hiperlapse, Boomerang y Layout. Son aplicaciones que permiten la creación de videos en intervalos, facilitan la realización de collages y dan la posibilidad de realizar videos cíclicos de forma divertida. 

[youtube]https://youtu.be/0Rnj4CA4Evw[/youtube]

Con ellas, los usuarios no tendrán que acudir a otras apps para modificar y arreglar sus fotografías. Para utilizarlas, no es necesario contar con una cuenta de Instagram, ya que funcionan por separado. Boomerang y Layout son gratuitas y se encuentran disponibles para los usuarios de Android e iOS, mientras que Hyperlapse sólo se puede descargar de la tienda de Apple.

Por otro lado, hoy en día miles de usuarios de esta red social, reciben beneficios gracias a sus miles de seguidores, es el caso de los profesionales gastronómicos de Instagram, que son cortejados  por sus elegantes, y a veces excesivas, fotografías. Algunos han convertido sus cuentas en profesiones de tiempo completo o parcial, ganando hasta 350 dólares por publicar una imagen atractiva, mientras que otros han aprovechado sus destrezas en los medios sociales para conseguir comidas gratis o trabajos de relaciones públicas.

Celular-fotografando-comida

Por supuesto, no todos alcanzan el éxito tan rápido. Los que lo logran cuentan que publican fotos al menos una vez al día y muchos ocuparon un nicho, como alimentos sin gluten o brunch. Otros interactúan con sus seguidores al pedirles que suban fotos, lo que les permite disfrutar de una breve fama en la red.

Estos emprendedores de Instagram operan en un área gris entre la independencia y la promoción, entre degustaciones editoriales y relaciones públicas. Cada cuenta tiene sus propias reglas, que pocas veces se revelan a los seguidores. Algunos no aceptan pagos ni comida gratuita, otros reciben comida, pero no dinero, mientras que otros solo publican fotos por una tarifa. Muchos advierten que no son críticos gastronómicos.

Un ejemplo de ello es Nicole Cogan, quien administra un sitio web y la cuenta de Instagram @nobread, que rastrea opciones sin gluten en Nueva York y otras ciudades, exige en general una comida gratis antes de publicar una reseña o una foto, dice. Cogan, de 26 años, dejó su trabajo en finanzas el año pasado para concentrarse en su sitio, pero cuando sus seguidores en Instagram superan los 45.000, la cuenta pasó a ser su enfoque principal.

Comparte este artículo

Comentarios