¡Ángeles y demonios en los grupos de Whatsapp!

Para nadie es un secreto que esta aplicación es genial y útil, incluso molesta en ocasiones.  Si bien es cierto que esta herramienta le ha permitido a más de 800 millones de usuarios a nivel mundial a comunicarse, quienes intercambian más de ¡30.000 millones de chats!, dentro de los cuales circulan alrededor de 700 millones de fotos y 250 millones de mensajes de voz. A diario.

web

Si bien es cierto, todo potencial que genera la tecnología tiene su lado bueno y su lado malo, depende el uso que le demos. Y en este caso, los demonios que ha creado vienen en forma de los famosos ‘grupos de chat’.

No podemos decir que todo lo que pasa por estos grupos es malo, intercambiar mensajes importantes y/o útiles con amigos, compañeros de trabajo, familiares, etc., a través de la plataforma, ha sido de gran beneficio para todos, incluso con las nuevas opciones de envío de archivos que ha brindado Whatsapp, permite una mayor productividad en la oficina.

Sin embargo, otra muy diferente es la de tener que sufrir la avalancha de mensajes de un grupo de personas, con sus opiniones, chismes, miradas de la vida, el humor bien y mal intencionado, posiciones políticas y de fe, entre otras cosas, que seguro todos han tenido que vivir. ¡Basta de hacer catarsis en estos espacios, por favor!

demonios

El chat de la familia, con sus fotos graciosas, oraciones, cadenas de rumores y falsas noticias, con pelea entre tíos y cobros de deudas; el chat de la oficina, el cual extiende el ambiente (bueno o malo) del trabajo al bolsillo, las 24 horas del día; y el peor de todos: el grupo de amigotes del colegio o la universidad, cuyos mensajes, fotos y videos (pasados de tono) saltan preciso en medio de una reunión de trabajo o en medio de la noche cuando dormimos plácidamente.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=ZBzy73HYQbA[/youtube]

Claro, existe el bloqueo y el silencio, dirán algunos. Pero sería ideal que estuviera por encima de todo la urbanidad, antes que la represión. Que cada quien haga con su Whatsapp lo que crea conveniente. Por supuesto, sólo recomendamos no olvidar las funciones que esta gentil herramienta nos facilita para acortar distancias de comunicación y no entorpecer nuestra capacidad de atención en las tareas diarias al sentir el vibrador del celular cientos de veces en el bolsillo o en el escritorio.

Comparte este artículo

Comentarios