¿Arte, vandalismo o política? Todo eso junto

[youtube]https://youtu.be/Lk8wsJOAizg[/youtube]

En el año 2000 resurgió en Argentina esta forma de expresión artística. Con el tiempo se fue profesionalizando la tarea y llegamos a un punto sin retorno: se dictan clases de street art, se hacen competencias organizadas por los municipios, y hasta hay locales que venden productos específicos para esta tarea.

El street art es una actividad tan border que ya se han visto casos en distintas partes del mundo donde fanáticos “roban” las piezas de la calle y se las apropian, o peor aún: las exponen en museos sin consentimiento del artista, aprovechandose de que se trata de una tarea ilegal y que el artista no puede develar su identidad.

Distinto es el caso de  Banksy que colgó sus obras en forma ilegal en un museo y estuvieron allí por varias horas sin que nadie se de cuenta del error. Es tan border que ahora en los museos de Buenos Aires se brindan talleres y se hacen recorridos turísticos.

Por otro lado, los mismos políticos que se jactan de ser los protectores del espacio público son quienes les pagan a distintos grupos organizados la realización de pintadas políticas en tiempo de elecciones. Este vínculo ya es tan común que hasta los propios pintores tienen usuarios en Facebook donde es fácil identificarlos.

Comparte este artículo

Comentarios