¿Podrá la tecnología suplantar la naturaleza?

La serie de ciencia ficción Black Mirror en su capitulo 21 de la 3 temporada muestra el futuro del mundo sin abejas y el hombre se vio en la necesidad de crear dron en representación de los polinizadores, en la actualidad esto ya no es un capitulo de entretenimiento, es la realidad que amenaza una situación complicada para el ecosistema, existen varios proyectos científicos a nivel mundial que ya crearon prototipos de estos robots y se espera que funcionen pronto.

Por ejemplo en la Universidad de Harvard en el 2013 crearon RoboBee y este proyecto se le unieron los investigadores japoneses del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología (AIST), también la Universidad Politécnica de Varsovia en el 2016 creó una abeja robótica y estos científicos crean diferentes alternativas tecnológicas con un mismo objetivo: Polinizar artificialmente,   estos drones son capaces de ir a una flor agarrar polen y transferirlo a otra flor haciendo posible la polinización para la fertilización de las plantas que proveen la mayoría de los alimentos.

Todo invento surge de una necesidad y estos inventos son aprobados debido a la disminución dramática de las abejas en los últimos años, haciendo que el hombre deba polinizar manualmente, según la National Geographic una colmena de abejas es capaz de polinizar tres millones de flores al día, el ser humano manualmente sólo poliniza 30 arboles al día.

Las abejas no están desapareciendo solas, también estas desapareciendo las mariposas, los escarabajos, los murciélagos y algunas aves que prestan el servicio de la polinización, las abejas son el icono según las FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura)  porque polinizan el 70% de las plantas que necesitan recibir polen de estos seres para reproducirse.

La amenaza de los polinizadores esta relacionada con la obra humana, el uso indiscriminado de pesticidas en la industria agro, el monocultivo y el cambio climático son los principales causantes de su desaparición, por eso activistas de todo el mundo hoy día luchan por su conservación, las abejas y polinizadores necesitan ser reconocidos, valorados y protegidos por todos los seres humanos.

Según la National Geographic la tecnología no podrá suplantar la labor de las abejas ni de los polinizadores, es por eso que la invitación es reflexionar e invertir en proyectos de tecnología que ayuden a su conservación.

Nos paseamos por la ciudad de Buenos Aires preguntando a las personas de la capital si conocen la importancia de las abejas, este fue el resultado:

Comparte este artículo

Comentarios