‘Foto pa’l Face’

faceDe cuando la política de lo privado se hizo pública. Es una frase que suena extraña, pero no, y tiene mucho que ver con un tema del que se habla mucho pero que poco se tiene en cuenta, estamos hablando de las políticas de uso y privacidad de nuestras fotos en las redes sociales. Seguramente todos somos conscientes que cuando publicamos una foto en la web puede perder todo tipo de privacidad y peor aún si llega a caer en manos inapropiadas, aún así no le damos mayor importancia y hacemos clic ‘publicar’, “foto pa’l Face”

Pero qué pasa cuando de pronto encontramos nuestra foto en algún tipo de comercial, blog, página web, artículo u otro sitio haciéndote parte de objeto de relación de un tema Y de un autor X. Resulta que según se cuenta en varios medios de internet, y que se puede comprobar en webs relacionadas, (facebook, tuenti, flicker y entre otras) se quedan con los derechos de todas las fotos que se suban a ellas. Y esto realmente ¿en qué nos afecta?

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=GNuzdKfpK60[/youtube]

Según esas políticas, si yo tengo una foto propia con sus correspondientes derechos de uso, ya sea por copyright o por la licencia de Creative Commons, y alguien las usa en alguna de esas páginas, pierdo los derechos sobre esa foto, o lo que es lo mismo, esas páginas estarían en su derecho de usar nuestra foto de manera comercial, sin necesidad de contar con nuestro consentimiento. Parece algo sin sentido, pero es la realidad.

Muchos quizás se pregunten ¿qué es eso de quitar y poner derechos de autor?, algo es claro que aunque exista la licencia en nuestras fotos o copyright, puede llegar cualquier persona con millones de usuarios en su web, cambiar sus políticas de derechos de un día para otro, y quedarse con los derechos de nuestras fotos sin nisiquiera darnos cuenta. Y no nos damos cuenta porque simplemente nos saltamos la lectura de los ‘Términos y condiciones del servicio’ donde indica que éste tipo de situaciones va a ocurrir de igual manera con toda la información que proporciones.

Sin embargo, cualquiera podría pensar que si alguien sube una foto sin mi consentimiento o a “mis espaldas” podré reclamar a la empresa en cuestión para que me devuelva mis derechos y que borre esa foto de su base de datos. Pero claro, cómo demuestras que la foto fue subida sin tu consentimiento o que es tuya. Por ejemplo, podrías ir a Los aspectos básicos de Facebook para obtener más información sobre el tratamiento de la privacidad, o tal vez no, ya que por cosas que pasan en la web el link no funciona y una vez más no podrás saber qué pasará con tus fotos. O de pronto te encuentres con que la página te sugiere todo tipo de privacidad en tu cuenta, menos sobre tus fotos.

fb 3

Sin embargo, hoy en día cientos de personas trabajan en la manera de hacerle ver al público que la web puede ser abrumadora y peligrosa. Este es el caso del artista Erik Kessels, quien a través de la instalación “24 HRs in photos” en el Big Bang Data organizado por Telefónica, recreó un mar de fotografías impresas que corresponden a las imágenes subidas a Flickr en un periodo de 24 horas.

12180091_931871406892065_752637058_n
Erik Kessels, instalación “24 HRs in photos” en el Big Bang Data organizado por Telefónica

El propósito de esta instalación fue mostrar el diluvio de imágenes que internet condensa diariamente y cómo nos hemos habituado a consumirlas, así como tomar conciencia del hecho que las fotografías pasan del ámbito privado al público al subirlas a la red. El hecho de imprimirlas da una visión física y alarmante de lo que significa ver más de un millón de imágenes reunidas en un sólo lugar y cómo los dueños de las mismas no saben que han sido usadas para este propósito.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=ZhjyosXaF2E[/youtube]

 

Comparte este artículo

Comentarios