Workshop de Robótica en Buenos Aires

A principios de noviembre, se celebró en Buenos Aires el Workshop de Robótica Experimental. En el marco del Simposio Internacional de Robótica Experimental (ISER), exponentes de la robótica nacional e internacional se reunieron en el Centro Cultural de la Ciencia (C3) para exponer sus avances en investigaciones.
Además, grupos de estudiantes y universidades argentinos pusieron stands. Allí hicieron demostraciones con sus producciones robóticas.

Omni y Krill: robots todo terreno
Alto Estudio, una empresa de diseño industrial fundada por egresados de la Facultad de Arquitectura (FADU-UBA). En el workshop presentaron dos de sus creaciones: Omni y Krill.
Omni es un vehículo de carga omnidireccional”, explicó Leonel Quevedo, integrante de la empresa. Omni es una plataforma con ruedas que puede moverse en cualquier dirección y cargar hasta 300 kilos. El objetivo de Alto Estudio es que Omni reemplace a las cintas transportadoras. El robot tiene un láser que censa el espacio y, una vez que lo programan, puede moverse de forma autónoma.
Krill es un explorador todo terreno que recopila datos y está pensado para uso científico. “Se le cambian las ruedas para que se adapte al terreno. Es muy ligero y se enfoca en la investigación”, contó Mariano Sánchez, otro de los integrantes de Alto Estudio.

RobotGroup, modelo para armar
RobotGroup es una empresa argentina dedicada a la robótica educativa. Miguel Silva, uno de sus integrantes, dijo: “Ofrecemos kits para armador tecnológico que incluye placa programadora, sensores y piezas de metal”.
Tomy es uno de los robots que se pueden armar con los kits. Tiene ruedas y un sensor que le permite diferenciar los colores blanco y negro. Esto hace que se mueva de forma automática sobre una línea negra trazada en el suelo. “Está pensado para que los chicos se inicien en la automatización”, aseguró Silva.

Proyecto Robotito ITBA

Marisabel Rodríguez es ingeniera electrónica, magister en telecomunicaciones y dirige el proyecto Robotito. Este es un curso gratuito de 4 clases que el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) ofrece a niños y niñas de entre 8 y 10 años. Allí los chicos trabajan en equipos y aprenden a programar con robots diseñados específicamente con esta función pedagógica. Robotito funciona desde 2006 y ya han pasado por él más de 300 niños. “La idea es que los chicos se acerquen a la programación de una forma lúdica”, contó Rodríguez.

Las niñas en la ingeniería
Milagros Marcone, estudiante de ITBA y voluntaria en Robotito señaló que uno de los objetivos del proyecto es incentivar que las mujeres se acerquen a la ingeniería. “A nivel mundial, solo el 20 por ciento de las estudiantes de ingeniería son mujeres”, informó Rodríguez.

 

 

 

Comparte este artículo

Comentarios