Antes o después del espectáculo

Foto:Scott Bauer

Entremezclado con el arte en la Avenida Corrientes se amalgaman, también, locales gastronómicos. Allí perduran bares notables, pizzerías y confiterías tradicionales.  Si estas a media mañana o media tarde entrá en La Giralda. Sentate mirá las paredes y contemplá la historia mientras te deleitas con el mejor chocolate con churros de la ciudad.

Ramos, en el que se reunían actores, periodistas y cineastas. La Paz, fortín de bohemios y socialistas. El Estaño, una leyenda urbana asegura que allí trabajó Aristóteles Onassis refugiado en la Argentina. Si el solcito ilumina las veredas te recomendamos detenerte en Cadore que estÁ, desde hace años, entre las 10 mejores heladerías según la National Geographics.

Y todo a media luz

Los Inmortales para los amantes de la pizza a la piedra. Se funda allá por 1952. Abierta por Felipe Fiorellino y Francisco »Chiche» Di Ciancia. Allí se colocó el primer cuadro que, pintado por Carlos Leonetti en el año 1955 y que plasmó la figura de Carlos Gardel erguida sobre la calle Corrientes, ha identificado a Los Inmortales desde aquéllos años hasta nuestros días. Te mostramos su secreto.

Y si de pizzerias se trata tenes para elegir cada una especialista en lo suyo. En Güerin  te recomendamos la clásica de muzzarela y te invitamos a encontrar la masa que sostiene la montaña de queso que te sirven. Esta pizzería está entre las más antiguas y tradicionales de la Avenida Corrientes. La fundaron en 1932 Arturo Malvezzi y Guido Grondona, emigrantes Genoveses que habían llegado de Italia en 1927.

Las Cuartetas otro clásico con historia. La fundan un vasco, Luis Urcola, y un catalán, José Espinach. Una leyenda urbana, dice que 1930 comía allí el poeta Alberto Vacarezza. Él acostumbraba a sentarse en una mesa a escribir sus cuartetas, y luego las colocaba sobre porciones de sopa inglesa. Por esta particularidad, los clientes la empezaron a llamar “La Casa de Las Cuartetas”. La exclusividad es la Salvatore, que combina el queso muzzarella con anchoas y la fugazza (pizza con cebolla). Su nombre surge de un cliente que sugirió la combinación.

Banchero Centro el inventor de la Fugazza con queso, según asegura su marquesina. El local de Corrientes y Talcahuano es una sucursal. Su casa matriz esta en el barrio de La Boca desde 1932.

Comparte este artículo

Comentarios