El Progreso cumplió 100 años

Semanas atrás con motivo de festejarse la semana de la pastelería artesanal concurrimos a la Pastelería El Progreso que festejaba 100 años de atención ininterrumpida.

Es una mezcla de tradición y actualidad. Convive el horno original, que aun funciona con la modernidad de los hornos por conversión. El abuelo del actual propietario llegó de Génova en el centenario de la Revolución de Mayo. Comenzó a trabajar en la Confitería del Molino (en su primer local de Rivadavia y Riobamba). Ahorro dinero y comenzó con este sueño que hoy sigue manejando con la misma pasión su herederos.

En el año 1923 su “Pannettone», junto a otras exquisiteces, es premiado con diploma y medalla de oro en la Exposición Internacional de Roma

Si pasas por la Avenida Santa Fe 2820 entrá a El Progreso y elegí entre las facturas al hojaldre, el el clásico Panettone italiano, los petisús y unos florentinos de almendras, naranja y chocolate que son su especialidad. Si tenes suerte puede que les quede el Leguisamo, una creación de El Molino, bautizada así por Carlos Gardel en honor al jóckey.

Comparte este artículo

Comentarios