Parte de la Cordillera de los Andes, podría desaparecer

La cordillera de los Andes tiene más de 120 millones de años, sin embargo, geológicamente, se parece a un adolescente con problemas de crecimiento. Algunas áreas de los Andes están perdiendo altura.

Una publicación de investigadores argentinos demuestra que la mayor cadena montañosa de América no es lo que parece. Según los geólogos Andrés Folguera y Víctor Ramos, de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, hay zonas de la cordillera que están perdiendo altura.

«Descubrimos que partes de los Andes están experimentando un ciclo de colapso que comenzó hace unos 6 millones de años», dice el informe publicado en la revista Tectonophysics.

cordillera de los andes

Según el experto, ese descenso ocurrió en las provincias argentinas de Mendoza y Neuquén, en la llamada cordillera de los Andes Meridionales. Sin embargo, en otras zonas la cadena está ascendiendo, como ocurre en la zona de San Juan.

«Los Andes están vivos», señaló el investigador, quien explicó que -a diferencia de la mayoría de las cadenas montañosas del mundo, que tienen una antigüedad mucho mayor- esta cordillera que bordea el océano Pacífico a lo largo de unos 7.500 kilómetros, sigue siendo «activa».

Cordillera de los Andes ¿Por qué cambia?

La principal causa que explica el crecimiento o el descenso de las montañas está bajo tierra, y tiene que ver con una particularidad geológica: el ángulo al que se introduce el fondo del océano por debajo de la placa continental.
«Los Andes se formaron porque el fondo del océano Pacífico se introduce bajo el continente sudamericano con un ángulo aproximado de 30 grados de promedio», le explicó Folguera.

cordillera de los andes

«Hay algunos lugares donde el fondo del océano se introduce en forma horizontal, y allí la fricción es muy grande. Esos son segmentos donde la cordillera se hace particularmente alta, como en el caso del Aconcagua o la Cordillera Blanca del Perú», señaló.

Según el experto, cuando esas zonas de penetración horizontal vuelven a ser inclinadas -un proceso que ocurre cada 5 a 10 millones de años- la cordillera que estaba sustentada allí se «derrumba».

¿Significa eso que parte de los Andes podrían desaparecer?

«En teoría, sí», afirmó el geólogo. «Antes de los Andes hubo numerosas cadenas a lo largo del borde sudamericano y muchas de esas cadenas sufrieron ciclos de colapso», agregó.

A veces esos hundimientos dieron paso al mar. Según Folguera fue así como se formó hace 26 millones de años el Pasaje de Drake, el tramo de agua que separa al continente americano de la Antártida.

En teoría, el proceso reverso podría generar montañas más grandes que el Aconcagua, el punto más alto de América.

Sin embargo, Folguera explicó que el proceso de gravedad hace improbable que se formen montañas que superen los 8 kilómetros, considerado un «tamaño crítico».

Pase lo que pase, no somos nosotros, ni nuestros descendientes, ni los descendientes de nuestros descendientes los que viviremos para verlo. «Los cambios se verán en unos 20 o 30 millones de años, cuando el hombre haya evolucionado a alguna otra especie animal», afirmó con una cuota de humor el científico.

Comparte este artículo

Comentarios