Shadow

Zoom ¿por qué esta en todas las pantallas?

Las historias del naciemiento de las marcas se cuentan tienen siempre dos maneras de ser contadas. La primera: un individuo de espíritu emprendedor recibe un mensaje entre sueños. Entoces se levanta y, en ese mismo instante, garabatea ideas en una libreta, mas tarde se lo ve abrazandose con inversores, y luego boom: el fundador sale en la tapa de Forbes. La segunda: un emprendedor en su monoambiente, trabaja largas y tediosas horas, se equivoca de socios, toma decisiones que todos le reprocha, hasta que, como es lógico, su proyecto desaparece.

En realidad, ninguna de estas historias describe con precisión cómo es construir un negocio. Cada empresa experimenta éxitos y fracasos casi todos los días. Hace poco vi una nota que le hicieron a Eric Yuan, cofundador y CEO de Zoom, la aplicación de videoconferencia estrella en tiempos de coronavirus. En la nota estaba también Rachel Tipograph, fundadora y directora ejecutiva de MikMak.

Eric Yuan creador de zoom
Eric Yuan creador de Zoom

Tipograph fundó MikMak, una plataforma de marketing de comercio electrónico, en 2014. Desde el primer día, gigantes del software como Adobe y Oracle han estado investigando su empresa. Ya sea que estén tomar ideas para desarrollar o jugando con la idea de una adquisición, ella diece que no sabe que puede pasar. Esta es una situación en la que a menudo se encuentran las empresas en surgimiento. Si estás haciendo algo emocionante, las grandes marcas con abultadas billeteras querrán entrar en tu negocio. Intentarán copiar tu producto o adquirirlo para trasladar tus ingresos a sus bolsillos.

Yuan, por su parte, cuenta que enfrentó este problema exacto cuando estaba comenzando Zoom. ¿Su consejo? Crear un excelente producto, venderlo a bajo precio y moverse rápido. Si bien las grandes corporaciones tienen muchos recursos, tienen menos reacción que un puente. Si un cliente comparte un nuevo punto débil, una startup pequeña y ágil puede pivotar para abordar esta demanda mucho más rápidamente que una gran empresa. «Entonces, si ofrece la mejor solución en el mercado a un precio competitivo, tendrá una oportunidad de luchar».

La salida deseada

Hay muchos caminos que un fundador puede recorrer cuando construye una startup. Puede fijar la mira en una adquisición, con la esperanza de que una de las compañías antes mencionadas laa compre.  Yuan dice que «la clave para llegar a la salida es ser honesto acerca de sus intenciones, consigo mismo y con sus empleados, desde el primer día». Comunicar es fundamental porque afecta la estrategia comercial desde el principio.

HACER FRENTE A LA COMPETENCIA Y COMPRENDER SU OBJETIVO FINAL SON OBJETIVOS IMPORTANTES, PERO NINGUNO DE LOS DOS SERÁ IMPORTANTE PARA SU ÉXITO A LARGO PLAZO SI NO TIENE UNA CULTURA EMPRESARIAL SÓLIDA

Por ejemplo, si se desea que otra compañía adquiera la de uno, como es el caso de Tipograph y MikMak, se deberá tener un flujo de caja positivo muy rápido. De lo contrario, es posible que no se encuentre comprador. Pero si se desea que el negocio sea sostenible a largo plazo, probablemente se necesitará de capitalistas de riesgo que quiera apoyar el proyecto. Esta financiación de capital riesgo hace que el emprendedor se concentre sólo en ganar mercado y la innovación.

Rachel Tipograph fundadora y directora ejecutiva de MikMak.
fundadora y directora ejecutiva de MikMak.

Hacer frente a los competidores y comprender el propio objetivo son objetivos importantes, pero ninguno de los dos será importante para el éxito a largo plazo si no hay una cultura empresarial sólida. Yuan dice que «la felicidad de los empleados es tan crítica como su producto». De hecho, en Zoom, les dice a sus empleados que se registren con ellos cada mañana y que solo entren al trabajo si se sienten felices. Si no lo son, preferiría que se quedaran en casa y descubrieran por qué, antes de volver al trabajo.

Tipograph también otorga un alto valor a la satisfacción de los empleados y es diligente en el envío de encuestas trimestrales de participación. Ella comenzó esta práctica cuando MikMak tenía solo seis empleados y la ha continuado hasta el día de hoy.

Mientras se evita la competencia, al mismo tiempo se siente la presión de encontrar una salida y asegurarse de que los empleados estén contentos con su trabajo diario. La clave del éxito radica en su capacidad de ser ágil y comunicarse, y, por supuesto, de creer en el producto.

Comparte este artículo

Comentarios