Shadow

Los Anti-Match

Kate Allen, directora de Amnistía Internacional del Reino Unido, ha manifestado: “Nos preocupa enormemente que el gobierno pueda estar planeando enrutar datos privados a través de una base de datos central, lo que abriría la puerta a actividades de vigilancia y violación de la privacidad generalizadas, con posibles efectos discriminatorios”.

En Italia, así como en Francia y Alemania, que están ejecutando pilotos, la descarga de una aplicación es voluntaria. Ellos aseguran que no es su objetivo rastrear individuos sino poder abrir lentamente las economías.  Paola Pisano, ministra de innovación tecnológica de Italia, defiende la aplicación diciendo que su país «no es Corea del Sur, y también estamos felices de que no lo sea». Agregó que, si Italia solo tuviera que considerar los problemas de salud, y no la privacidad de los ciudadanos, «el GPS militar me da precisión a tres milímetros».

Francia por su parte realizó una aplicación con tecnología propia despegado de los gigantes que proveen esos servicios como Apple y Google.

Los usuarios de la aplicación BeAware Bahrain
Los usuarios de la aplicación «BeAware Bahrain» deben registrarse con un número de identificación nacional – Foto Reuters

Otros países han utilizado métodos más invasivos, desde aplicaciones obligatorias en India hasta una aplicación utilizada en Bahrein y Kuwait que va mucho más allá de la recopilación de datos ya que utiliza ubicación GPS casi en tiempo real.

Investigadores del Laboratorio de Seguridad de Amnistía llevaron a cabo un análisis técnico de 11 aplicaciones en Argelia, Bahrein, Francia, Islandia, Israel, Kuwait, Líbano, Noruega, Qatar, Túnez y los Emiratos Árabes Unidos.

«BeAware Bahrain» de Bahrein y «Shlonik» de Kuwait se destacaron, junto con «Smittestopp» de Noruega, como una de las herramientas de vigilancia masiva más alarmantes, según un informe publicado el martes.

Las dos primeras vinculan esos datos a las personas, que luego se convierten en participantes involuntarios en un programa de televisión llamado «¿Estás en casa?» donde un video anfitrión llama a los residentes para tratar de atraparlos rompiendo las órdenes de quedarse en casa.

Comparte este artículo

Comentarios