Shadow

Desconexión digital

Si bien hace unos meses parecía impensado, el HOME OFFICE, se convirtió en la indispensable del aislamiento social, preventivo y obligatorio. Pero, ¿estábamos preparados para aplicarlo?.

Solicitada, muchas veces, por los mismos empleados y empleadas, el teletrabajo vino a dar respuesta a la imposibilidad de salir de las viviendas. En cierto punto, vino a demostrar lo que se venía pidiendo del sector laboral más joven: posibilidades de trabajar de manera on-line. Frutos de los convenios laborales individuales, se usó para ser vista como un beneficio; un día o dos por semana te podés quedar en tu casa (a trabajar, obviamente).

Hoy, para los sectores no esenciales, fue la única respuesta, y por eso empiezan surgir los problemas.

Como toda tecnología una de las primeras implicancias significa la brecha que existe entre: los que cuentan con los medios necesarios para poder trabajar, y los que no. Tratando de hacer visible los medios, te encontrás con la necesidad de: Vivienda-electricidad-PC (o smarthphone, pero te la regalo trabajar en el celular) -internet.

Y alcanza no solo la idea laboral, también lo educativo o lo comercial. El lenguaje digital se hizo presente y necesario, y la desigualdad digital sigue creciendo. En cuanto a lo educativo, en el mejor de los peores casos, no solo fue tener los medios para grabarse una clase, fue adaptar el discurso a los lenguajes digitales. Tarea que tuvieron que aprender tanto alumnos como docentes. ¿Y cuántos comercios necesitaron aparecer de repente en la virtualidad del sistema?. Aunque tuvieran el carácter emprendedor o los medios económicos tampoco puede llegar a ser suficiente.

Nuevo lenguaje, nuevas reglas

Si tuviéramos que hacer un top 3 de los países europeos que son vanguardia en cuanto a los derechos laborales virtuales serían: España, Francia y Paises Bajos.

trabajo_ocio

Algunas medidas de adaptación del mercado laboral al entorno digital:

  • Derecho a la desconexión digital
  • Derecho a la intimidad y uso de dispositivos digitales en el ámbito laboral,
  • Derecho a la intimidad frente al uso de dispositivos de videovigilancia y de grabación de sonidos en el lugar de trabajo
  • Derecho a la intimidad ante la utilización de sistemas de geolocalización en el ámbito laboral
  • Derechos digitales en la negociación colectiva

En Argentina

Todavía no existe normativa vigente sobre el tema, pero es un asunto que comenzó a generar discusión. El 6 de junio se presentó un proyecto de ley para mejorar las condiciones de trabajo desde la casa, y hasta ahora es lo único que hay.

Una de las cuestiones que más preocupa a quienes realizan el home office es el modo «24/7 on-line«. Al ser una actividad nueva, en términos generales, no está regulado el tiempo en el que una persona tiene que mantenerse on-line. Si antes pensaban que en las oficinas estaban vigilados,  imaginan que por estar en la casa estas con mucho tiempo. -Debe estar aburrido, especularán los jefes. La aparición del tele-esclavo, ya que no solo pondría su trabajo, sino que aporta sus propios recursos. Pone computadora, paga la conexión a internet, paga la electricidad y está disponible 24/24. No suficiente con que ponga la fuerza de trabajo, además tiene que poner los medios de producción.

Por eso, se destacan en el proyecto el «derecho a la desconexión» (al menos 12hs sobre un período de 24hs); «derecho a la privacidad» (resguardo de la intimidad de su vida personal, de su grupo familiar y a la privacidad de su domicilio); «voluntariedad» de trabajar desde domicilio (las dos parte de acuerdo, y con la consecuente posibilidad de «reversibilidad»); y también, determina «los equipos, herramientas y otros materiales necesarios para realizar el teletrabajo deberán ser proporcionados por el empleador«.

LosEmpleados_tienenDerechos

Como es algo que viene a quedarse y solucionar algunos problemas pre-pandemia, será cuestión de plantearse los problemas del escenario nacional emergente, en un contexto que no es favorable, para tratar de sacarle el mayor jugo posible, sin pisarle la cabeza a nadie.

Comparte este artículo

Comentarios