Shadow

Message in a bottle

El mundo está cambiando, y el ocio está en jaque. La pandemia de Covid-19 está haciendo repensar los modelos de negocios. La adaptación de los «no esenciales», en especial el del mundo del espectáculo y entretenimiento, ha sido difícil.

¿Cómo sustituir la presencialidad del público?, la parte fundamental de un show. Recitales, deportes, obras de teatro, fiestas y el circo (por nombrar algunos) tuvieron que adecuarse a esta nueva realidad de aislamiento, y la virtualidad parece la única respuesta.

La tecnología trajo la solución. O por lo menos así viene sucediendo.

Hace unos días anunciaron el line-up del Cosquin Rock, uno de los eventos musicales anuales más importantes y convocantes de Argentina; aunque las bandas no fueron la novedad: El 8 y 9 de agosto el recital será enteramente virtual. Un festival on-line.

Las tribunas vacías

De los deportes de equipo mas populares, de las potencias europeas, Alemania (Bundesliga) fue el primer país en cuarentena en volver a jugar un partido de  fútbol oficial. Lo siguieron Portugal (Primeira Liga), Inglaterra (Premier League), España (La Liga) e Italia (Serie A). Todos a puertas cerradas, y con estrictas medidas de higiene. Los mayores controles los hace el club que oficia de local, donde deberá estar atentos a que haya como máximo unas 300 personas al mismo tiempo en todo el recinto del estadio. Al no estar permitida la presencia de aficionados, en algunos casos, las tribunas se llenaron de figuras de cartón con la foto de los hinchas (que ellos mismos abonaron), y en otros la transmisión televisiva le agregó tanto sonido ambiente como tribunas en 8 bits (símil a un videojuego).

tribuna_normal_y_television
Del lado izquierdo se observa el partido en vivo. Del lado derecho la transmición televisiva.

Volviendo a Argentina, por el lado del teatro, un ejemplo es la obra «Consorcio«. Actúan y transmiten por Zoom. Los actores y actrices interactúan a través de la plataforma. El director teatral Santiago Legón cuenta que vio «en la aplicación la posibilidad de un lienzo expresivo nuevo en el cual compartir tiempo real y espacio virtual entre espectadores e intérpretes, recuperar lo efímero del vivo teatral y sumarle nuevos recursos que ofrecía lo cibernético».

Finalmente, el circo no fue la excepción. Por un lado, El Cirque Du Soleil aprovechó el parate para compartir un adelanto virtual de Messi10, su último espectáculo. Mientras se espera un nuevo calendario de fechas, ofrece a través de su canal de YouTube, en formato de video, un adelanto de lo que será el show en vivo.

También, aunque no tiene la misma repercusión mundial, el sabado 27 se estrenó la «Wi fi Fest La Fiesta desenchufada«, un espectáculo de clown y percusión para que grandes y chicos jueguen usando la imaginación y la creatividad.

Como el mensaje, este tipo de entretenimiento deberá sobrevivir flotando en los mares de la virtualidad, esperando que alguna persona encuentre y disfrute de lo que contiene esa botella.

Comparte este artículo

Comentarios