Shadow

Criptomonedas y la revolución de las obras artísticas

El pasado 11 de marzo fue un día histórico para el mercado de los activos digitales y las criptomonedas, el motivo es que se vendió la primer obra de arte digital, titulada “The First 5000 thousand days”, y lo hizo en la cifra récord de 69 millones de dólares. 

¿Qué son los NFT? 

Los NFTs (Non-Fungible Tokens) son activos digitales que, básicamente, funcionan como una extensión de esa misma idea y tienen la particularidad de ser únicos, una característica que comparten todos los bienes coleccionables, como las obras de arte, estampillas, discos de vinilo y demás. Las criptodivisas (bitcoin, dogecoin, por ejemplo) son una aproximación a esta idea, pero los tokens van un poco más allá y aplican ese concepto de reserva de valor a esos objetos más orientados al coleccionismo.

 

NFT

En esencia, una pieza digital es un conjunto de datos. Es decir, no hay pintura, químicos, tela, papel, ni nada físico, sino un archivo que almacena información digitalmente. Esto significa que se pueden realizar infinitas copias de ese archivo, indistinguibles entre sí, y la pieza no pierde calidad de ningún modo. Esto sucede con cualquier texto, imagen, archivo de audio o video en Internet que se utilice de esta manera.

El protocolo detrás de los NFT es revolucionario porque permite crear, por primera vez en la historia, activos digitales únicos y por lo tanto coleccionables (y supone un precedente para la lucha contra la pirateria). Esto es posible gracias al desarrollo de la tecnología Ethereum, que incorpora información adicional al archivo y deja registrado de forma permanente un «sello digital» o certificado que indica que ese es el archivo digital original.

¿Para qué sirven? 

Uno de los principales beneficios de un objeto coleccionable digital frente a un objeto coleccionable físico es la posibilidad de almacenar datos históricos de propiedad en la Blockchain. Esto permite rastrear fácilmente al creador original, lo que permite que las piezas se autentiquen sin necesidad de una verificación externa.

A diferencia de otro tipo de monedas digitales como Bitcoin, los NFT no se pueden intercambiar directamente entre sí. Esto se debe a que no hay dos archivos idénticos, incluso aquellos que existen en la misma plataforma o colección. Además, los NFT son indivisibles. No se pueden partir en denominaciones más pequeñas como sucede con la mayoría de las criptomonedas, por lo que existen exclusivamente como un artículo único y completo.

El primer Twitt fue vendido en NFT

Jack Dorsey, el CEO de Twitter, recibió 2.9 millones de dólares (en Non-Fungible Tokens) por la venta de su primer twitt dentro de la red social:

Comparte este artículo

Comentarios