Shadow

Gestión de la información: la formación necesaria para triunfar en las redes sociales

En 2021 una de cada seis personas en el mundo está conectada a internet y 53,6% usa redes sociales, según el último estudio de Hootsuite y We Are Social. El aumento de usuarios de redes sociales fue de 13% de un año para el otro, y según el mismo estudio los usuarios de internet del mundo pasan dos horas y media en redes sociales por día. Con estos datos a la vista parece evidente para cualquier emprendimiento, incluyendo un medio de comunicación, que tener presencia en redes sociales es indiscutible. 

Sin embargo, el mundo de las redes sociales es enorme, son millones de posibles clientes que están al alcance de un click y hay que saber engancharlos. Para eso el perfil del social media manager se vuelve indispensable, un profesional de la comunicación que no solo controle el contenido que se publica (como lo hace un community manager) sino que elabore una estrategia a nivel organizacional sobre cómo captar a los usuarios, generar comunidad y alcanzar los objetivos de la organización. 

Para los profesionales de la comunicación, formarse en la gestión de redes sociales es el primer paso para insertarse en un mercado de trabajo en auge, donde cada vez son más las aristas que se abren que necesitan los conocimientos específicos para manejar con propiedad este -no tan nuevo- mundo digital. 

Community manager vs. Social media manager 

Puede parecer que decir community manager (CM) y social media manager (SMM) es lo mismo y para muchas empresas es así, pero si se observan con detenimiento las responsabilidades de ambos cargos, hay diferencias. Cuando surgieron las redes sociales y las empresas comenzaron a ver allí una vitrina para exponer sus productos, surgió la figura del CM, un profesional que entiende de redes sociales, puede diseñar contenidos exclusivo, programarlo y compartirlo, dinamizando comunidades de usuarios. 

A medida que las redes sociales cobraron importancia en la vida de las personas, y cada vez es mayor el tiempo que los consumidores pasan navegando por ahí, también fue necesario profesionalizar aún más al CM y surgió el SMM, un profesional que ya no solo se encarga de las publicaciones en redes sino de una estrategia de comunicación para la presencia digital de la organización. Por lo general es el líder de un equipo en el que también trabajan CM, diseñadores web y diseñadores gráficos, optimizadores de búsquedas y profesionales del marketing de búsquedas, así como redactores y publicistas. 

Cada vez son más las empresas que entienden el valor agregado que aporta la figura del SMM y por eso incorporan profesionales o delegan la tarea a empresas especializadas en comunicación digital para que provean el servicio integral. De ahí también el valor para los profesionales de la comunicación de formarse en gestión de la información a su más amplio nivel. 

¿Cómo hacer un plan de social media? 

Dentro de las tareas del equipo de social media está generar un plan para el desarrollo de todas las redes sociales de la empresa y es la clave que diferencia una organización que tiene profesionales a cargo de una que maneja las redes sociales de forma amateur. Por esta razón es importante que los comunicadores tengan formación en estos temas, es necesario conocer las etapas y las herramientas correctas para formular y llevar adelante un plan que obtenga los resultados esperados. 

Más allá de que es un proceso que requiere de mucho trabajo de un equipo de profesionales, se puede dividir el proceso en cuatro etapas. En un primer momento el equipo debe realizar un análisis de la situación actual: cuáles son las principales vías de ingreso, cuál es el estado de la competencia, cuál es el público objetivo y cómo funciona la presencia en redes y en los motores de búsqueda. 

Con esos datos ya recabados, se pasa a la etapa operativa, en donde se definen los objetivos, las estrategias para alcanzarlos y las acciones que se llevarán adelante en determinado período de tiempo. En una tercera etapa se pasa a la ejecución de ese plan de social media y paralelamente corresponde iniciar una etapa de medición y evaluación de los resultados. 

¿Cómo escribir para la web? 

Escribir para la web no es igual que para el papel, el profesional de la comunicación debe poder adaptarse a los nuevos formatos de escritura que requieren las redes sociales y los medios digitales. 

Los contenidos que se presenten en las redes sociales deben ser de calidad, relevantes, novedosos, sencillos y exclusivos. Deben aportar valor, fomentar la interacción con los usuarios y sobre todo deben estar adaptados a cada plataforma. Para eso es importante tener en claro qué usuarios hay en cada red social y cuál es el público objetivo, solo con esos datos se podrá crear una estrategia de marketing digital efectiva. 

A los usuarios les encantan los contenidos originales y con los que se sienten identificados, buscan en las empresas un lenguaje sencillo que les permita conectar con el producto como ellos lo harían. 

Los contenidos más exitosos en todas las redes sociales son las fotografías, las imágenes proporcionan la  mayor actividad de interacción en las redes sociales, por ejemplo, los tuits que contienen imágenes tienen un 18% más de interacciones que aquellos que no tienen y en Linkedin, el 98% de publicaciones que contienen imágenes reciben más comentarios. Otros productos que tienen un buen rendimiento en redes son los videos, los streaming, las historias personales, los gif y los memes. 

Al momento de escribir, el profesional de la comunicación debe tener en cuenta que compite con toda la internet por la atención del lector, que está a un click de irse de una página a otra. Por eso los mensajes deben ser claros y concisos, los párrafos deben encerrar solo una idea, con oraciones cortas y simples. 

En particular como editora web de un medio de prensa presto particular atención a la escritura digital. Un texto que se presenta en la web debe estar pensado para que al lector le interese, con un título informativo interesante, con información bien desglosada a lo largo del texto, con párrafos claros, divisores de la lectura, el uso de hipertextos y la incorporación de elementos multimedia. 

El paso del papel a la web no es lineal y tampoco lo es el pasaje entre los contenidos de la web a las redes sociales; de allí la necesidad para los comunicadores de formarse y entender las características de cada uno de los medios en los que va a ofrecer el contenido, para poder adaptarlo y generar una estrategia que impulse la organización.

 

Comparte este artículo

Comentarios