Shadow

#PeriodismoDigital- Tips para hacer contenidos exclusivos para la web

¿Gráfica, radio o televisión? Una pregunta que probablemente te hiciste en algún momento de tu formación académica o en tu labor profesional como periodista respecto a tu ámbito de especialización. Sin embargo, al adquirir mayores conocimientos y experiencia, y con el paso del tiempo, seguramente ampliaste las opciones. Es que, ante el desarrollo de los medios de comunicación digitales y las nuevas tecnologías en los medios tradicionales, se afianzaron nuevas formas de concebir la comunicación. Hoy, podés hacer contenidos periodísticos exclusivamente para sitios web, como WordPress o YouTube. Por eso te voy a brindar algunos tips para que tengas en cuenta.

Lo primero que tenés que considerar es que el furor de estos medios digitales no implica la desaparición de los tradicionales, de hecho, hay mucha gente que continúa prefiriendo estos últimos, ya sea por costumbre, por predilección, o por las características y los soportes en los que se presentan. En cuanto a los digitales, plantean una ruptura espacial y temporal, por lo que podés crear contenidos que lleguen a otras ciudades y países, y que sean consumidos en cualquier momento del día, mes o año ya que, para acceder, el público solo necesita de dispositivos electrónicos que posean conexión a Internet, como computadoras, celulares o tablets.

La cuestión más importante en la redacción digital tiene que ver con el hipertexto, que te va a permitir excluir cierta información de manera escrita para aportarla a través de otros formatos, como son los audios, las imágenes, las infografías o los videos, por lo que los usuarios podrán ampliar, contextualizar o relacionar el tema principal del artículo con otros sitios web sugeridos (propios o ajenos).

Para la redacción digital, el docente e investigador Ramón Salaverría recomienda: emplear frases cortas y textos no muy extensos, ya que los lectores leen principalmente lo escrito en los primeros párrafos, por la costumbre de que en la prensa de papel allí se concentraba lo más relevante; incluir referencias temporales detalladas (evitar “ayer”, “hoy”), debido a que su lectura puede ser en cualquier momento; plantear titulares más concretos que creativos ante la falta de apoyos informativos cercanos que permitan una rápida decodificación; aplicar negritas con mesura para resaltar algunas ideas y ser criterioso a la hora de incorporar enlaces hipertextuales.

Y, sea en formato papel o en digital, hay una estructura que siempre hay que respetar: ¡la pirámide invertida! Esto significa que el texto comienza con la información más importante (las famosas preguntas ¿Qué?, ¿Quién?, ¿Cómo?, ¿Cuándo?, ¿Dónde?, ¿Por qué?) y, a medida que avanzan los párrafos, la relevancia de la información va en orden decreciente. Para que el texto sea fluido te recomiendo utilizar: subtítulos, que dividan los distintos tópicos dentro de cada artículo; enumeraciones con ítems, que permitan visualizar de manera más sencilla las clasificaciones, y resaltados con colores en determinadas palabras o frases clave.

Del escritorio al celular

Si contás con un Smartphone seguro consumas contenidos periodísticos en diversos ámbitos, ya sea durante el desayuno o el almuerzo en tu trabajo cotidiano, al viajar en el transporte público, e inclusive en los tiempos de espera de trámites o turnos médicos. Es que, por los índices de penetración de Internet y de dispositivos móviles, hoy tenemos que hablar de contenido multimedia mobile, ya que probablemente ese sea el soporte más utilizado por tu público.

Por lo tanto, los contenidos deben adaptarse a esta modalidad: ser de breve duración, dinámicos, accesibles en las pequeñas pantallas y combinar texto, imagen y sonido. Tené en cuenta que los consumidores se transforman en prosumidores, es decir, pueden interactuar con tus contenidos creados, compartirlos y comentarlos, e incluso darte ideas para que planifiques nuevas propuestas.

¡Cuidado! ¡Sesgos cognitivos!

El concepto que fue introducido por los psicólogos israelíes Kahneman y Tversky en 1972 está más cerca de lo que pensás en tu vida cotidiana. Es que el término se refiere a la interpretación errónea sistemática de la información disponible que ejerce influencia en la manera de procesar los pensamientos, emitir juicios y tomar decisiones. Es clave que sepas distinguirlos para que no tengas una visión del mundo distorsionada por influencias culturales, sociales y emocionales, entre otras, y, por ende, para que no hagas contenidos sesgados de los hechos concretos y reales. Además, conocer estos sesgos en otras personas te permite anticipar sus necesidades o preferencias y planificar estratégicamente los contenidos de interés para tu público.

Si bien hay diversos tipos de sesgos cognitivos, se suelen clasificar en estas categorías: de memoria, social, de aprendizaje, creencia, dinero y política. Seguro reconozcas algunos de los siguientes: sesgo de confirmación, que es la tendencia a buscar e interpretar información que confirma algo que decidiste previamente, o que favorece creencias y suposiciones muy arraigadas; sesgo de anclaje, cuando te centras en la primera información que recibiste para tomar una decisión; sesgo de observación selectiva, que se da cuando dirigís tu atención a algo en función de tus expectativas, y desatendés el resto de la información; o sesgo de negatividad, cuando prestás más atención y le das más importancia a experiencias e información negativa, en vez de positiva o neutral.

¿Dónde busco?

Las fuentes de información son las bases de toda noticia, por eso, ya sea en tu artículo impreso o digital, en un video o podcast, las fuentes tienen que proceder de orígenes genuinos, confiables, corroborables y contrastables. Y una tentación en la que tendemos a caer es en Google, que no está mal como primera instancia de búsqueda, pero no podemos afianzarnos únicamente a los primeros sitios web que allí se nos ofrecen, incluso es conveniente que usemos búsquedas avanzadas.

Para determinar la credibilidad de las fuentes de información siempre indagá en páginas oficiales y fíjate cuáles son sus premisas y quiénes son sus autores con sus respectivas labores, fijáte cuáles son los fundamentos de lo informado, considerá que los datos no estén sesgados y se planteen con la mayor objetividad posible y compará la información allí encontrada con otros sitios de calidad.

¿Y qué podemos hacer cuando no se nos ocurren tópicos en torno a los que crear nuestros contenidos? ¿o cuando no sabemos de qué manera presentarlos para que aparezcan mejor posicionados en la web? La respuesta es… ¡Tendencias de búsqueda de Google! Se trata de la herramienta de Google Labs que muestra los términos de búsqueda más populares del pasado reciente y con cuánta frecuencia se hace la búsqueda de un término particular en varias regiones del mundo. Al ingresar al gráfico de este espacio tenés que saber que el eje horizontal representa el tiempo (desde el 2004 hasta ahora) y, el eje vertical, representa la frecuencia con la que se buscó el término globalmente, ya sea en Google, en YouTube o demás espacios virtuales. También podés comparar el volumen de búsquedas entre dos o más términos, países o períodos temporales.

Como verás, es una herramienta muy útil para conocer los deseos, las curiosidades y los intereses del público. Y para que veas que todo tiene relación, en Google Trends las principales preguntas en torno a los diferentes temas tienen que ver con los cinco interrogantes fundamentales de la pirámide invertida, por lo que es conveniente que en los títulos de tus artículos o videos plantees oraciones como: ¿Cómo hacer…?, ¿Dónde inscribirme para…?, ¿Qué significa…? o ¿Cuándo vence…?

Desde el marketing, Google Trends te sirve para darte idea de las palabras más relevantes, compararte con la competencia dentro de tu ámbito, darte sugerencias de temáticas a partir de dichas palabras claves y presentarte ideas para las estrategias de tus contenidos.

¿Para quiénes hacemos nuestros contenidos?

¿Para todos? ¿Para algunos? En este podcast, la respuesta.

¿Cómo creamos un contenido audiovisual?

¿Qué planos uso? ¿Cómo grabo la imagen y el sonido? En este video, las respuestas.

Comparte este artículo

Comentarios