Shadow

¿Un medio saca a otro medio?

El refrán «un clavo saca a otro clavo» aparece por primera vez en el año 44 a.C, en un escrito que el filósofo Marco Tulio Cicerón, le envió a su par Marco Bruto. «Novo amore, veteram amorem, tamquam clavo clavum, eficiendum putant» (el nuevo amor saca al viejo amor, como un clavo a otro), aconsejaba Cicerón en aquella época. Hoy en día, ese refrán lo podemos usar para muchas situaciones de la vida cotidiana, pero ¿Un medio saca a otro medio?

¿Cuántas veces hemos escuchado que la TV vino a reemplazar a la radio? Es más, desde el momento en que Twitch (la plataforma de video streaming) se hizo famoso, venimos escuchando que esa red social va a destronar a la TV. Hasta incluso, hace algún tiempo, se llegó a pensar que “noche de Netflix mata salida al cine” o que “el papel va a dejar de existir”.

Una controversia muy grande que hubo (y que habrá durante muchos años) tiene que ver con la metamorfosis de la tecnología. Es decir, hay una gran pregunta muy argumentada sobre si los medios que van apareciendo, van a reemplazar a los que ya están.

En esta situación, me gustaría dar mi propia opinión y comparar a los medios con la ley de la conservación de la energía, acuñada por Clausius y Lord Kelvin. Ellos estipulaban que la energía no se crea ni se destruye, sino que se transforma. En este sentido, creo que los medios no se crean ni se destruyen, sino que se reinventan.

Si no es así, pensemos en el discman, que luego se transformó en MP3, para hacernos dejar de lado tener que llevar con nosotros todos los cds, y pasar a llevarlos en un pequeño dispositivo. Ni hablar de los celulares: eran armatostes gigantes que solo servían para llamar y ahora se convirtieron en una mini pc (hasta diría que algunos celulares se olvidaron de cómo se realizan las llamadas). Y ya que nombré a la computadora, ¿quién mejor para hablar de transformación? En su libro, “La revolución de las TIC”, Manuel Castells decía “El primer ordenador electrónico pesaba 30 toneladas, fue construido en módulos de metal de dos metros y medio de altura, tenía 70.000 resistores y 18.000 tubos de vacío, y ocupaba la superficie de un gimnasio. Cuando se prendía, su consumo eléctrico era tan alto que la red eléctrica de Filadelfia titilaba”. Hoy nos encontramos con computadoras que las podemos llevar en una mochila, o incluso en la mano, que gastan poca energía, y que andan mediante una batería que necesita como mucho de 3 horas para cargarse de forma completa.

Sobre la transformación de los medios, el informático Jay David Bolter, tiene un concepto muy interesante de cómo éstos fueron evolucionando, pero basado en una mirada histórica. Él habla de cómo el rollo de papiro pasó al códice, y luego se transformó al libro impreso, a eso me animo a agregarle el audiolibro, o bien, el libro que se lee desde una computadora o el e-book, la computadora-libro. Entonces, el nuevo medio ocupa el lugar del viejo, pero tomando prestadas algunas condiciones del medio anterior y reformando su espacio cultural dentro de la sociedad.

En ese sentido, el tecnólogo y periodista Roger Fidler, habló en el año 1998 sobre la “Mediamorfosis”. Definió este término como: “la transformación de los medios de comunicación, que generalmente es resultado de la interacción compleja entre las necesidades percibidas, las presiones políticas y de la competencia, y de las innovaciones sociales y tecnológicas».

Bajo esa premisa, el especialista afirma que “los nuevos medios no aparecen espontáneamente e independientes, emergen gradualmente de la metamorfosis de medios más antiguos”. También dice que los nuevos medios se benefician de sus predecesores ya que al principio asimilan características.

En esta ecuación, son de extrema importancia las opiniones de los usuarios ya que de ellos depende el éxito o el fracaso de los medios, porque son los que dan el visto bueno o malo de su usabilidad y de su existencia.

Por ejemplo, uno de los medios tecnológicos que fracasó fue el Windows Vista. Falta de compatibilidad, grandes requerimientos, inestabilidad, poca seguridad, y el cambio de la interfaz, llevaron a los usuarios a dar críticas negativas contra el sistema operativo. Aquí es muy interesante recordar lo que dijo en el año 2015, el especialista Postman (citando a Scolari):no sólo nos interesan los medios sino también las formas de interacción ente los medios y los seres humanos que le dan a una cultura su carácter y que, podría decirse, la ayudan a preservar un equilibrio simbólico”.

Volviendo al tema que nos compete, y para indagar más sobre la evolución de los medios, me contacté con María Ortiz. Ella es periodista, locutora nacional, y tiene hace más de 10 años una radio en Baradero. María creció escuchando la radio, pero por sobre todo, historias referidas a Miguel Mujica, ya que era amigo de su abuelo.

“Creo que mi pasión por la radio viene de parte de mi abuelo, que era amigo-compañero de Miguel Mujica” dice María, pero enseguida hizo referencia al puntapié de la entrevista: “Vi de muy cerca como los medios fueron evolucionando y existiendo al mismo tiempo que otros. Me pasó con mi primera radio y mi primer podcast, como así también con la TV y Netflix”.

Sobre la coexistencia de los medios, podemos detenernos cuando los distintos públicos se van cruzando de plataforma para ir tomando y viviendo otro tipo de experiencia. En ese sentido, alguien que lo describe con las palabras justas es Henry Jenkins. En su libro “Cultura Convergente” define a la convergencia de los medios como: “un flujo de contenidos a través de múltiples plataformas mediáticas, la cooperación entre múltiples industrias mediáticas y el comportamiento migratorio de las audiencias mediáticas, dispuestas a ir casi a cualquier parte en busca del tipo deseado de experiencias de entretenimiento”.

En este sentido, se abren dos ramas muy poderosas: una es sobre las narrativas transmedia (NT), que son historias contadas a través de múltiples medios (como ser un libro, una serie, una película, un videojuego); y por otro lado podemos referirnos sobre si los públicos dejan un medio para pasarse a otro. Acá nace nuevamente una pregunta que los periodistas nos hemos hecho desde hace un tiempo ¿Con la llegada de los diarios online y la migración de los públicos, el diario papel desaparecerá? Para indagar más en ese tema, me comuniqué con Fabricio Soza, quien trabaja en Clarín desde 2004. Comenzó como pasante, hasta que en 2008 se fusionó la web con la edición papel y quedó fijo en su puesto.

Fabricio afirma que “el paso del papel a la web fue progresivo. Hay gente que sigue comprando el papel sólo por un tema en específico”, y a su vez, sostuvo que “lo que el usuario ve en papel ya quedó viejo”.

“El fin del papel es algo que se viene anunciando hace años, pero nunca llega”, dice Soza. “De todas formas, de a poco el papel va desapareciendo, porque los usuarios eligen informarse a través de las redes sociales. No sé si en 10 años estará el papel, o no”, aclaró el periodista.

Sobre la convivencia entre ambos medios, el periodista dio su opinión al decir que “hace rato que el papel y lo digital no son competencia, justamente uno de los errores fue verlo de esa manera. Incluso se habló de una convergencia de periodistas dentro de la redacción”.

Por otro lado, habló de los nuevos consumidores: “hay generaciones que no conocen el diario papel y creen que solo sirve para hacer asado o envolver huevos. Es necesario saber cómo consumen”.

La otra rama de la que hablaba anteriormente es sobre las NT. En su libro ¿Qué son las narrativas transmedia? Scolari nos pone de ejemplo el mundo de Harry Potter. Todo comenzó con una serie de libros, que luego se llevaron al cine, y del cuál también se hicieron videojuegos. Además de eso, los fans del mago pueden recurrir al sitio Pottermore, el cual tiene como objetivo continuar con la saga y mantener a los fanáticos. En ese sentido, también podemos hablar de Matrix, Star Wars y Marvel, que tienen sus propias historias en el cine, en libros, en juegos, comics y por supuesto en merchandaising, e incluso hasta contenido creado por los mismos usuarios (o como me gusta decirles a mí “clientes”).

El escrito de Scolari toma como referencia las palabras de Herry Jenkins para definir con mejor precisión las NT: “hemos entrado en nueva era de convergencia de medios que vuelve inevitable el flujo de contenidos a través de múltiples canales”.

Para redondear el tema de las NT Scolari entrevistó a Herry Jenkins y a Jeff Gomez (CEO de Starlight Runner Entertainment, una producto que ha participado en muchos proyectos tansmedia) para hacer una puesta en común sobre lo que debe tener un medio para convertirse en una NT. Scolari llegó a la consideración de que se necesitan dos piezas claves para ser una narrativa transmedia: “Expansión del relato a través de los distintos medios y la colaboración de los usuarios en todo el proceso”.

En conclusión, coincido con lo que dice Roger Fidler sobre la evolución de los medios. Para formar mi opinión también tomo sus palabras sobre que los nuevos medios no aparecen espontáneamente e independientes, sino que emergen gradualmente de la metamorfosis de medios más antiguos, tomando así prestadas ciertas características de sus predecesores, pero agregando nuevas comodidades que exigen los usuarios. En ese sentido, los clientes tienen un rol muy importante, ya que como dije anteriormente, dan el visto bueno o malo de los nuevos medios, basándose en la experiencia de usuario y en sus gustos personales.

Una vez leído todo eso, les dejo algunas preguntas para la reflexión: ¿Qué tanto influyen los usuarios en la vida útil de los medios? ¿Cuántos medios fracasaron por “culpa” de los usuarios? ¿El papel seguirá existiendo? ¿Pueden coexistir distintos medios que briden experiencias parecidas como Netflix y el cine? ¿Un medio saca otro medio?

Comparte este artículo

Comentarios