Shadow

El lado negativo de la tecnología

La tecnología impactó fuertemente en la sociedad. Sus beneficios son claros: permitió avanzar en campos muy importantes como en la educación, la medicina y la ciencia. Se trata de una herramienta que modificó la desenvoltura humanitaria. Aceleró y acortó procesos de cualquier tipo que décadas atrás parecían imposibles de lograr. Sin embargo, tiene su lado negativo.

Cualquier tema tiene sus pro y contras. La tecnología no es la excepción. También manifiesta problemáticas:

POSTURA POBRE

Las malas posturas traen complicaciones musculoesqueléticas. Muchas personas no prestan atención cuándo y cómo utilizan sus celulares o computadores. A corto o mediano plazo, ejercen una presión innecesaria en el cuello y columna vertebral. Un estudio que realizó la revista Applied Ergonomics consideró que los adultos jóvenes tienen cada vez más efectos negativos físicos. Los resultados indicaron que se manifiestan rápidamente, aunque algunos continuaron con síntomas más tiempo y deben tratarse con sus médicos.

 

Miopía: cada vez mas niños utilizan anteojos

Se observa en la calle, plazas y escuelas. Según un artículo publicado hace cinco años en la revista Natureen China las cifras de miopía entre adolescentes y adultos jóvenes llegan al 90%; en Seúl, el 96,5% de los de 19 años son miopes. El dramático aumento del alargamiento axial del ojo, que dificulta la visión de lejos, también afecta a la mitad de los jóvenes norteamericanos y europeos, una proporción similar a la que se registra entre británicos de 20 a 25 años.

En un trabajo pendiente de publicación “Progresión de la miopía durante el confinamiento en la Argentina”, que ya se puede consular en el repositorio de preprints de The Lancet, un grupo de oftalmopediatras del país demuestra que la progresión de este trastorno en chicos se aceleró alrededor de un 40% sólo durante 2020. “Hubo una diferencia de alrededor de -0,40 dioptrías entre 2018 y 2019 y una de -0,60 entre 2019 y 2020”, detalló Carolina Picotti, especialista del Centro Médico Lisandro de la Torre, de Villa María, Córdoba.

 

Efectos psicológicos:

Varios estudios psicológicos determinaron que la tecnología desenvolvió alteraciones severas en las personas. Una de ellas es el insomnio: La Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció que antes de la pandemia, únicamente el 15% de la población mundial padecía de insomnio. No obstante, según el informe del 2020, ahora dicha cifra aumentó hasta el 40%. Este incremento se le atribuye al mayor uso de los dispositivos electrónicos debido a las restricciones de sanidad implementadas a nivel nacional e internacional.

Los dispositivos electrónicos causan insomnio porque se emite una luz azul, lo cual mantiene nuestro cerebro activo y cuesta relajar la actividad cerebral.

Por otro lado, el Ministerio de Educación de Perú, estableció que las horas de exposición deberían rondar entre 30 minutos a dos horas. El problema es que este margen se sobrepasó y UNICEF reportó que, en el 2020, el 27% de los jóvenes sufre ansiedad, el 15% depresión y el 46% una baja motivación por realizar actividades extracurriculares.

AISLAMIENTO

En muchas ocasiones, las personas dedican más tiempo a construir relaciones virtuales que reales. Según Insafe, una red europea que promueve la seguridad y el uso responsable de Internet y los móviles, el uso intensivo de las nuevas tecnologías durante la infancia altera la forma de comunicarse de los niños, de manera que existe el peligro de que los más pequeños practiquen actividades que los aíslen cada vez más.

Por otro lado, como señala el artículo “El aislamiento social nos está matando”, de The New York Times, las personas con menos vínculos sociales presentan patrones de sueño discontinuos, alteraciones del sistema inmunológico, más inflamación y niveles más altos de las hormonas relacionadas con el estrés. El mismo texto destaca que el aislamiento social se está convirtiendo en una epidemia y que, según un estudio reciente, representa un factor de riesgo de muerte prematura tan importante como la obesidad y el tabaquismo.

Conclusión: La adicción a la tecnología existe y es un fenómeno que preocupa en la actualidad. Los adolescentes constituyen un grupo de riesgo ya que tienden a buscar sensaciones nuevas y son los que más se conectan a Internet, además de estar más familiarizados con las nuevas tecnologías.

El abuso de las redes sociales virtuales puede facilitar el aislamiento, el bajo rendimiento, el desinterés por otros temas, los trastornos de conducta, así como el sedentarismo y la obesidad o generar ansiedad y trastornos musculoesqueléticos para el caso del mal uso del celular o computadora.

Muchos jóvenes no hacen un buen uso de la tecnología y lo más preocupante es que no son conscientes de las consecuencias que esto puede conllevar. Cada vez nos extrañamos menos al ver personas que hacen sus actividades de la vida diaria acompañados de un dispositivo móvil (caminar, comer, hacer gimnasia, relacionarse con otros, etc.). De esta forma dejan a un lado las relaciones interpersonales, y no se practican las habilidades sociales, algo muy necesario entre humanos.

Comparte este artículo

Comentarios