Shadow

El riesgo de aceptar los términos y condiciones de uso

La aceptación de los términos y condiciones de uso
Todo tiene un coste, aunque no sea económico

Cuando se ingresa en Apple o Play Store se suelen buscar multitud de aplicaciones gratuitas con distintas prestaciones para el usuario que, tras la aceptación de una larga lista de políticas de términos y condiciones de uso, permiten su descarga en cada smartphone. Sin embargo, ¿realmente no conlleva ningún coste para las personas?

Detrás de esa larga fila de párrafos presentes en la pantalla inicial de cada aplicación, se esconde el interés de numerosas multinacionales que buscan información primordial para vender sus productos. Tan solo con aceptar esa ingente lista de términos y condiciones de uso, el usuario pone a disposición del servicio la mayoría de sus datos personales. Dichos datos son facilitados por la empresa creadora de la aplicación a otras marcas interesadas.

Se trata de un proceso totalmente legal, ya que entre esa fila de condiciones que la empresa establece para poder llevar a cabo la descarga, se encuentra la recopilación de datos personales, un peligro que nadie tiene en cuenta a la hora de hacerse con un servicio, a priori, sin ningún coste aparente para el usuario.

La información que la aplicación recopila sirve a algunas empresas para segmentar mejor sus productos y que lleguen a los consumidores adecuados. De esta forma, no será raro que el usuario vea banners personalizados mientras navega o reciba mensajes con su nombre en su bandeja de correo electrónico.

En cualquier caso, lo que cualquiera debe tener claro es que marcar la casilla de «aceptar» en cualquier red social, aplicación o página web, equivale a la firma de un contrato. Y todo contrato tiene una letra pequeña que, si no es leída, puede ocasionar contratiempos. Porque no hay nada gratis, ni siquiera aquello que no cuesta nada.

Imagen: pioforsky

Comparte este artículo

Comentarios